[R-P] Humala "El Perú es una neocolonia de la globalización capitalista"

Fred Fuentes fred.fuentes en gmail.com
Mie Mar 21 09:06:45 MDT 2007


 "El Perú es una neocolonia de la globalización capitalista" / Una
entrevista a Ollanta Humala de Radio Netherland



                  Soberanía. Ollanta tiene como proyecto recuperar el
Estado Nacional para los peruanos. (Foto: Aporrea)

Medalith Rubio / Radio Netherland - Revista Mariátegui
 17/03/07

Ollanta Humala Tasso es, sin duda, el líder más representativo de la
oposición en el Perú. En entrevista exclusiva con Radio Nederland,
Humala habla de la necesidad de un nuevo proceso constituyente en
Perú, ve con cierto pesimismo el gobierno de Alan García y se
identifica con las nuevas fuerzas político-populares que están
surgiendo en Latinoamérica.

- En junio del 2006 los peruanos eligieron como presidente a Alan
García. En estos 180 días de gobierno, la voz de la oposición, la que
Ud. representa, no se ha escuchado muy fuerte. ¿Qué impedimentos ha
tenido la oposición para que no se escuche con fuerza?
- A través de un proceso fraudulento, de un fraude en primera vuelta,
sacando a la candidata que ellos denominaban la candidata de los ricos
y pasando ellos a la segunda vuelta, ofrecieron al pueblo peruano un
cambio responsable y, por lo que hemos visto en estos seis meses, no
hubo la voluntad política de hacer un cambio en el país. Eso lo hemos
dicho, como fuerza política que nos ubicamos en la oposición, no tanto
al gobierno o a las personas sino a los errores que se vienen
cometiendo. Hemos dicho que lo que se ha configurado claramente es un
modelo político que se llamaría fujialanismo, que es la continuación
del Fujimorismo, pero a través del gobierno aprista. También hemos
sostenido que no ha hecho nada, o muy poco, de las promesas de
campaña: el tema de la libre desafiliación de las AFP, el impuesto a
la sobreganancia, el retorno a la Constitución de 1979, entre otras.
En estos seis meses de gobierno los peruanos no sabemos cuál es el
norte del Perú por el cual debe conducirse el país. Se pone como meta
de gobierno el crecimiento económico, que no viene equilibrado ni de
la mano con el desarrollo, asume méritos que no le corresponde porque
este crecimiento viene desde hace siete años y es una corriente en
toda Latinoamérica, fundamentalmente debido a los buenos precios de
los minerales y del petróleo en el mercado internacional. Nosotros
creemos que una buena meta para el gobierno pudiera ser el desarrollo:
incluir a esos 7 millones de peruanos que están excluidos y que no
tienen servicios básicos de salud, desagüe, seguridad, justicia,
educación... y para eso tenemos que hablar. En estos 180 días hubo un
gobierno que ha estafado al Perú, que entró ofreciendo redistribución.
Nosotros vamos construyendo poco a poco la oposición en el Perú.

- Si bien Alan García Pérez fue elegido presidente, sin duda el gran
ganador de los comicios fue Ud., que recibió el respaldo en casi el
70% de las regiones del país. Pero, para muchos, usted sigue siendo
una incógnita, ¿cómo define su nacionalismo; es de izquierda,
de derecha, de centro?
- Primero es un nacionalismo de liberación. No como en Europa, que
terminó en una segunda guerra mundial. Nuestro nacionalismo parte de
una situación de neocolonialismo del modelo económico neoliberal, de
esta globalización capitalista. Lo que planteamos es la reivindicación
de nuestra cultura, de nuestros valores ancestrales, de nuestra
soberanía y nuestra libre autodeterminación. Ese es el nacionalismo.
Recuperar nuestra nación, nuestro Estado Nacional para nosotros los
peruanos y tenemos en ese sentido muchas coincidencias con los
gobiernos de izquierda, por eso nos identificamos con esos movimientos
y queremos construir con ellos una unidad política para consolidar una
plataforma alternativa de poder en el 2011, o antes si es que cae el
gobierno.

- Después de su derrota vino el triunfo, por ejemplo, de Daniel Ortega
en Nicaragua, de Evo Morales en Bolivia y, en Ecuador, de Rafael
Correa. En este ajedrez de gobiernos de izquierda, tal vez usted le
pueda dar otra lectura, ¿cuál es el rol que cumple el Perú?
- Esto me hace recordar un dicho: "la historia siempre se repite". En
la época colonial, el virreinato más fuerte en Latinoamérica era el
Virreinato del Perú, por eso tuvieron que venir dos corrientes
libertadoras: Simón Bolivar, de Venezuela, y San Martín, de Argentina,
para poder romper la hegemonía española en el Perú. Ahora en esta
etapa neoliberal, América Latina es un mosaico donde hay países que
tienen configuraciones de neocolonias. El Perú es una neocolonia de la
globalización capitalista que yo la llamaría la fase superior del
imperialismo, donde aplican en la parte política una democracia
representativa muy frágil porque no se sostiene en instituciones sino
en personas, y que es representativa porque entrega en la práctica un
cheque en blanco. El pueblo sólo es consultado cada cinco años para
elegir autoridades, y después las autoridades que eligen no pueden ser
revocadas, no hay mecanismos de revocatoria para estas autoridades y
sencillamente hacen lo que les da la gana, normalmente traicionan los
intereses del pueblo. Nosotros coincidimos con estas corrientes que
hay en Latinoamérica, que les llaman corrientes de izquierda. Nosotros
somos nacionalistas. Y tenemos en ese sentido una identificación con
los movimientos de izquierda en el Perú.

- Una de las primeras medidas que adoptó el presidente ecuatoriano,
Rafael Correa, fue convocar a una Constituyente. Por qué, a estas
alturas de la historia, hacer borrón y cuenta nueva, por qué no
considerar las experiencias exitosas del pasado, ¿usted cree que en el
Perú necesitamos nuevas reglas?
- Yo creo que sí. Después de cada proceso de dictaduras normalmente
debe venir una transición a la democracia y eso ha sucedido en
diferentes países europeos. Aquí en el Perú también se ha vivido eso.
Después de la dictadura militar de los 70 hubo un proceso
constituyente que dio paso a la transición a la democracia. Nosotros
hemos vivido una dictadura fujimorista de más de 10 años, con una
Constitución que la hicieron cerrando el Congreso de la República.
Crearon un Constitución delincuencial que les permitía manejar las
instituciones públicas y mantenerse en el poder a través de
reelecciones con fraude durante un tiempo indeterminado. Las reglas de
juego son las que puso el dictador. No hemos pasado todavía de la
transición a la democracia. Todos estos gobiernos son fujimorismo sin
Fujimori. Si realmente queremos romper con el pasado y avanzar hacia
delante tenemos que iniciar un proceso de transición a la democracia a
través de un proceso constituyente, eso debemos hacer.

- Nuestros gobiernos son gobiernos frágiles, duran apenas 5 ó 6 años.
Usted cree que los presidentes que surjan después van a continuar con
las mismas políticas o vamos a caer en ese vaivén donde cada gobierno
de turno haga lo que desee sin respetar lo anterior. Entonces siempre
vamos a estar en procesos de refundación.
- Es legítimo ese punto de vista. Por eso la voluntad política de
refundar el país no queda en un gobierno, sino en el pueblo. El pueblo
debe materializarlo en una Constitución que se debe elaborar de una
manera participativa para que el cambio sea irreversible y esa
Constitución deba ser defendida por el pueblo peruano. Al pueblo
peruano jamás le han permitido participar en una Asamblea
Constituyente, ha sido siempre el modelo representativo y ellos han
traicionado la voluntad del pueblo. Es la oportunidad que tiene el
pueblo para que a través de diferentes instituciones participe con sus
propuestas en una Asamblea Constituyente que realmente los beneficie,
que haga una nueva distribución del poder. Donde incluya a los
excluidos y les dé la oportunidad de crear una alternativa económica a
un modelo que no les da ninguna alternativa. Esa es la nueva
Constitución que hay que crear.




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular